Prefectura impulsa buenas prácticas productivas en ladrilleras artesanales de Macará

Compartir: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

20 artesanos productores de ladrillo del cantón Macará participan en el Programa de Eficiencia Energética en Ladrilleras Artesanales (EELA), impulsado por la Prefectura de Loja y el apoyo del GAD Municipal de Macará.

El programa se ejecuta desde el 2014 en el cantón Loja (Malacatos), luego se implementó en Catamayo, Calvas y ahora Macará, bajo la coordinación de la Dirección de Desarrollo Productivo de la Prefectura, “con la finalidad de mejorar la economía de los productores con la aplicación de nuevas tecnologías, amigables con el ambiente, es decir reduciendo la emisión de gases de efecto invernadero”, señala Víctor Hugo Solano, técnico de la entidad provincial.

Luego del levantamiento de la línea base, se elaboró el cronograma de intervención, en días anteriores se realizó el taller de costos de producción, con el objeto que los productores del sector tomen conciencia de los costos reales que se realiza en cada fábrica, y motivar la aplicación de nuevas técnicas de producción.

De igual manera, el 15 de febrero se trasladó una máquina mezcladora de doble eje. Por primera ocasión los productores macareños conocieron esta herramienta;  conociendo su operación y mantenimiento. La máquina evita que los artesanos realicen la mezcla de la arcilla con los pies (trabajo que demanda gran esfuerzo físico y nocivo para la salud); adicionalmente, se garantiza un material más homogéneo y consistente.

Ubaldo Tandazo, productor ladrillero, señala que el empleo de la batidora es de gran ayuda para su labor diaria, con mayor facilidad se tiene el material listo para moldear, “anteriormente se hacía 500 ladrillos diarios, con la máquina se puede llegar a 2.000 unidades o más, dependiendo del volumen que se desee producir y el espacio del que se dispone para secar”, agrega.

En cuanto a la quema, el promedio actual es de 25 horas, con la aplicación de nuevas tecnologías se pretende reducir a 14 horas, ahorrando combustible (leña); precisamente, para socializar esta nueva práctica el primer grupo de productores de Macará visitó a sus similares de Malacatos.

Se desarrolló el taller de ubicación técnica de ladrillos dentro del horno con la participación directa de los productores en la fábrica de Luis Flores, uno de los primeros beneficiarios del Proyecto, que presta las facilidades técnicas y de alojamiento a los participantes del programa EELA de varias localidades.

El proyecto contempla realizar varias visitas de productores de Macará divididos en grupos, con el objeto de aplicar la metodología aprender-haciendo, durante el 2017.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario